logos

logos

sábado, 25 de octubre de 2014

GRAN LOGIA DE DISTRITO DE MAESTROS MASONES DE MARCA DE ESPAÑA


Dudo que nadie ponga en duda la conclusión de que los masones operativos “marcaban” las piedras preparadas por ellos. Del mismo modo, creo que es necesario especificar que existían dos tipos de marcas: una para identificar la posición y orientación del sillar dentro del conjunto, y otro que denotaba la autoría del obrero que entregaba la piedra.

A diferencia de en otros oficios medievales, el cantero era un hombre libre. No estaba atado a ningún señor ni obispo, y su empleo era realmente a destajo. Cada uno tenía su propia marca, que labraba en toda piedra que trabajaba con el fin de asegurar la paga. Pueden encontrarse muchas marcas distintivas en las catedrales y castillos de todo el mundo moderno occidental.

Aunque la Francmasonería ha estado asociada a los canteros, las ceremonias de la Masonería Simbólica hacen escasas referencias al trabajo de la piedra. El Grado de Marca está implícitamente relacionado con el trabajo y la construcción en piedra. Deriva su nombre de la “marca” de los canteros medievales (ilustración de arriba a la derecha).

Hacia el Siglo XIV, la construcción había alcanzado una envergadura que requería que la actividad fuese regulada en sus hábitos y prácticas. El primer cuerpo regulador fue la Compañía de Masones, fundada en Londres poco antes de 1375, y que posteriormente fue conocida como Compañía de Masones de Londres. Le fue concedido escudo de armas en 1472. Este escudo fue posteriormente adoptado por la primera Gran Logia poco después de su fundación en 1717, y todavía forma la mitad del de la actual Gran Logia Unida de Inglaterra.

Los primeros registros de trabajo en una Logia de Marca especulativa son los del Capítulo de Arco Real nº 257 en Portsmouth, el 1 de septiembre de 1769, fecha en que varios Hermanos fueron avanzados a Masones de Marca y Maestros de Marca. Todo parece apuntar a que el Grado de Masón de Marca era conferido a Compañeros, mientras el que Maestro de Marca lo era a Maestros Masones.
El ritual del Grado de Marca es un fuerte nexo entre la Masonería operativa (los canteros) y la Masonería especulativa. Los Libros de Actas de la Masonería operativa escocesa, así como otros documentos que han perdurado, muestran numerosas “marcas”, que habría resultado familiares para los primeros Masones especulativos. Existen registros de que una modalidad del Grado de Marca era practicada en una fecha tan temprana como 1599.

El ritual de Marca emplea el simbolismo de la Clave de un arco de piedra para impartir una lección moral. La Joya del Grado de Marca tiene forma de piedra angular.

El Ritual de la Marca
¿Por qué resulta el Grado de Marca tan importante en la Masonería? En ocasiones se dice que es una extensión del Segundo Grado. Pero esta simple afirmación ignora que la ceremonia de admisión, denominada Avance, va más allá del contenido del Tercer Grado. La actual ceremonia se deriva de la práctica inicial de conferir el Grado de Masón de Marca a los Compañeros y el Grado de Maestro de Marca a los Maestros Masones.

La ceremonia de Avance está basada en los preparativos para la construcción del Templo del Rey Salomón, y narra el destino de un obrero ambicioso (el Candidato) que busca la promoción en su actividad demostrando habilidad y destreza. En la primera parte de la ceremonia su talento es ignorado, y sus esperanzas se desvanecen, pero finalmente triunfa sobre la adversidad y es recompensado con justicia por su trabajo. Se trata de una hermosa ceremonia que contiene elementos de drama y humor, pero ante todo, fuertes lecciones morales. El concepto del Masón como «piedra viviente», que se construye como una casa espiritual de forma paralela a la construcción del Templo, es un significativo tema del Grado.

Adicionalmente, el Grado de Marca permite al Masón apreciar de forma más completa la estructura y belleza de la Masonería tal y como es revelada en el Grado del Arco Real.

¿Por qué debería un Masón hacerse Masón de Marca?
Podrían esgrimirse muchas razones, algunas de las cuales ya han sido mencionadas, pero hay tres especialmente significativas. En primer lugar, aumente considerablemente la comprensión de la Masonería. En segundo lugar, imparte de una manera deliciosa muchas lecciones importantes acerca de la vida. En tercer lugar, proporciona una mejor apreciación del Arco Real, así como la cualificación que da acceso a otras órdenes de la Masonería.

La primera razón: hay muchos términos y frases, incluso personajes bíblicos, que aparecen en la Masonería Simbólica pero que siguen siendo un misterio para muchos Hermanos. Por ejemplo, ¿qué quiere decir el Primer Vigilante, durante el cierre de la Logia, con la expresión «tras asegurarse de que cada Hermano ha recibido lo que le corresponde»? Esta es una de las peculiaridades de la Masonería Simbólica que queda mejor explicada en la Marca.

La segunda razón: la Marca no es únicamente un verdadero grado masónico sino que además enseña valiosas lecciones sobre la vida, como por ejemplo que la estudiosa aplicación de la destreza y la ingenuidad, que conduce a una habilidad maestra, es finalmente recompensada aunque al principio no sea comprendida o apreciada por los demás. Todos tenemos diferentes habilidades y contribuciones que ofrecer. Para ser aceptados debemos ser siempre honestos y dar lo mejor de nosotros mismos, pues el impostor siempre será descubierto y recibirá su debido castigo. No podemos juzgar adecuadamente a los demás salvo que seamos lo suficientemente competentes y ejercitemos la humildad en el proceso. Todos debemos aceptar la responsabilidad por las tareas que hemos aceptado llevar a cabo, sin culpar a otros de nuestras propias deficiencias.

Tales son las lecciones que el Masón aprende, por medio de un proceso dramatizado, en la ceremonia. Por supuesto, debe aplicarlas, pero no en la tarea de construir simbólicamente el Templo, sino en el modo en que se conduce por la vida.

Fuente: http://districtmarkspain.com/

SUPREMO GRAN CAPÍTULO DE ESPAÑA DE LOS MASONES DEL ARCO REAL DE JERUSALÉN.


El grado del Arco Real es la continuación de la Francmasonería. Sus miembros, llamados Compañeros, se reúnen en Capítulos los cuales, a su vez, se unen bajo un Gran Capítulo. Los Capítulos son dirigidos por los Tres Principales, quienes rigen conjuntamente, y el Gran Capítulo es regido por tres Grandes Principales, con un Diputado Gran Principal que se reparte el trabajo con el Primer Gran Principal.

Los Capítulos se agrupan en Provincias y Distritos, donde existan los suficientes, o reportan directamente a Gran Capitulo cuando hay menor cantidad. Los Grandes Capítulos Provinciales o de Distrito son dirigidos por un Gran Superintendente que es nombrado por el Primer Gran Principal como su representante en el área específica.

En España, el Arco Real cuenta con cuatro ceremonias: La ceremonia de Exaltación para incluir nuevos miembros y las ceremonias de Instalación para cada uno de los tres Principales. La ceremonia de Exaltación consta de dos partes: una representación más bien dramática de los principios de la Orden seguida de tres disertaciones en las cuales se explica aún más la historia, el simbolismo y los principios del Arco Real. Al igual que la Masonería, el Arco real está abierto a hombres de todas las creencias.

En España el Arco Real se considera la culminación de la “pura y antigua Masonería”. En Masonería, al candidato se le presentan una serie de dogmas y principios eminentemente prácticos en base a los cuales, si son practicados, pueden llevarle a esperar a vivir una vida al servicio de sus semejantes. Sin embargo el hombre no es sólo un ser práctico; su naturaleza tiene una vertiente esencialmente espiritual. Este aspecto espiritual se pone en práctica en el Tercer Grado, en el cual el hombre es dirigido a la contemplación de su inevitable destino y se convierte en el mensaje principal del Arco Real. En este sentido, la “pura y antigua Masonería” puede entenderse como un peregrinaje a través del descubrimiento y conocimiento de uno mismo, donde el Arco Real completa las lecciones prácticas de la Masonería a través de la contemplación de la naturaleza espiritual del hombre, no reemplazando sino reforzando y apoyando lo que ha aprendido de su religión.

El requisitos para ser miembro del Sagrado Arco Real es ser un Maestro Masón y un miembro ACTIVO de una Logia Masónica REGULAR reconocida por la Gran Logia de España.

En el Libro de Constituciones hay una declaración preliminar que dice:

“La Masonería Pura y Antigua consiste solamente en tres grados y no más, es decir, el del Aprendiz, el de Compañero Masón y el de Maestro Masón, incluyendo la Orden Suprema del Arco Real.”

Una vez que se han recibido los tres grados, se tiene derecho a completar el camino masónico adquiriendo la Orden del Sagrado Arco Real.

La Masonería del Arco Real no es un grado por sí sólo, sino consiste en completar el tercero y la experiencia de un Maestro Masón no es completa hasta que ha sido exaltado a esta Orden Sagrada que representa el clímax de la Masonería.

Fuente: http://www.arcoreal.org/

EL SUPREMO CONSEJO DEL GRADO 33 Y ULTIMO DEL RITO ESCOCES ANTIGUO Y ACEPTADO PARA ESPAÑA.

Añadir leyenda

Nuestro Supremo Consejo tiene su origen hace dos siglos. Más concretamente en el día 4 de Julio de 1.811, día en que fue constituido.

La Masonería ha influido en modificaciones sustantivas del rumbo de avance de la Humanidad. Este es un hecho difícil de refutar.

La Alta Masonería del siglo XIX propuso e incluyó en sus Principios unos derechos básicos de los seres humanos, entre los que podemos citar:

- El derecho a la vida y a la seguridad de la misma.
- El derecho a la libertad de conciencia y de culto.
- El derecho a la libre expresión y difusión del      Pensamiento.
- El derecho a una existencia digna y al trabajo.
- El derecho a la inviolabilidad del domicilio y de la correspondencia.
- El derecho a la escolaridad y formación pluralista; la enseñanza escolar gratuita y el aprendizaje de   un idioma universal.
- La separación e independencia de la Iglesia y el Estado.
- La libertad de reunión, asociación y huelga pacífica.
- La instauración de la justicia gratuita e institución del Jurado.
- El espíritu pacifista y la creación de un servicio militar defensivo y voluntario.
- El gobierno de los Estados como expresión de la soberanía popular a través del sufragio universal.
- El matrimonio civil y la igualdad de los hijos ante la Ley.
- La abolición de la pena de muerte.

Estas propuestas se formularon hacia 1.848 y para establecer una comparación la abolición de la esclavitud en Estados Unidos se realizo en 1.868 mientras que en España se llevo a cabo en 1.880.

¿Qué programa, similar en imaginación y en voluntad al propuesto por la Alta Masonería del siglo XIX, podemos ofrecer hoy a la humanidad para que, dentro de unos 160 años, se experimente la misma admiración que aquel programa nos ocasiona hoy?

Pretendemos ser la espina dorsal de la filosofía masónica, ser el referente ético y espiritual de la sociedad actual, proponer soluciones a los problemas que producen angustia y soledad en el ser humano. A este sugestivo proyecto nos dedicamos con amor y esfuerzo. Y a este proyecto invitamos a los que sienten aquella vieja sensación de sentirse incompletos en sus vidas.

DECLARACION DE PRINCIPIOS:

El Supremo Consejo del Grado 33 y último del Rito Escocés Antiguo y Aceptado para España se estableció bajo el imperio de los Reglamentos y Constituciones dictados en Burdeos, Francia, por los Príncipes del Real Secreto en el año 1762, y por las Grandes Constituciones del Grado 33 promulgadas en Berlín en 1786, las cuales fueron revisadas por la Convención Universal de los Supremos Consejos reunida en Lausana del 5 al 22 de Septiembre de 1875.

Los principios Masónicos fundamentales de nuestro Supremo Consejo son los siguientes:

- Es una asociación voluntaria de hombres, cuyo origen se pierde en la antigüedad, y que actualmente agrupa a millones de miembros

- Es una sociedad fraternal, que admite a todo hombre libre y de buena reputación, sin distinción de raza, religión, ideario político o posición social, exigiendo únicamente que posea un espíritu filantrópico y el firme propósito de tratar siempre de ir en busca de la perfección individual.

- La Masonería tiene prohibido expresar opinión alguna dentro de sus Talleres, sobre temas políticos o religiosos y gracias a ello, ha podido superar el constante cambio de doctrinas y sistemas del mundo.

- No es solamente una asociación benéfica, aunque considere esta práctica como un deber

- No es una religión, ya que no impone a sus miembros una creencia religiosa determinada. Los Masones pueden practicar la religión de su preferencia, con tal de que respeten las opiniones de los demás.

- No es una organización política, ya que sus miembros pueden optar libremente por el sistema político de su preferencia

- No es una asociación para obtener beneficios personales ya que no procura a sus adheridos ventajas en los negocios o en la política.

- No es un forum para discutir asuntos personales

- No es una sociedad secreta, ya que no niega su existencia y cuáles son sus propósitos y finalidades y está inscrita en el Ministerio del Interior, en el Registro de Asociaciones, con los nombres y apellidos de sus dirigentes y la presentación de sus Estatutos

- No es una escuela filosófica, ya que el trabajo en sus Logias es fundamentalmente ritualístico

Si hubiera que concretar al máximo sus aspiraciones estas son el concepto de servicio e influencia en la sociedad civil para producir, una vez más, cambios sustantivos en el avance, hacia lo Alto, de la humanidad.

Sus divisas:

Deus meunque ius

Ordo ab chao

Fuente: http://www.scg33esp.org/

martes, 21 de octubre de 2014

EL IDEARIO INICIÁTICO.


Fuese el Ideario Masónico únicamente de efectos sociales, podría en verdad no diferenciarse de una mera iniciativa de acciones comunitarias como muchas otras. Y es aquí donde viene el sentido más profundo de la meta y el Objetivo Superior de la Logia Masónica… Esta estriba en su carácter Iniciático.


Bien sabemos, que el ingreso a la institución Masónica se hace precisamente por un Rito de Pasaje. Esto la diferencia radicalmente de cualquier otra organización social, a la cual se ingresa por declaración propia de adhesión, aceptación formal de sus requisitos, cumplimiento de sus reglamentaciones. La Masonería presenta, sin duda, también este aspecto, pero en ella nada de sus requisitos burocráticos tienen validez hasta que se da cumplimiento al Ritual de Iniciación. No realizado éste, tampoco se ha ingresado a la Orden Masónica. Sin embargo, a veces, malinterpretamos que el carácter iniciático de la Masonería se explica suficientemente, por el hecho de que su ingresos e efectúe a través de un Ritual de Iniciación.

Nuevamente, habría que decirlo, esta interpretación sería otra forma limitante de entender su sentido esencial. La Masonería es esencialmente iniciática, no solamente por un Rito de Iniciación al Primer Grado de Aprendiz,sino porque la Masonería es una propuesta efectiva de camino interior de transformación de la condición actual del hombre que la busca e ingresa a ella hacia la propia y verdadera naturaleza espiritual superior.

La iniciación no es un estado que se adquiere en una ceremonia particular, donde se realiza el acto de formalizarse la pertenencia a la organización….la Iniciación es un proceso interior gradual, de trancas y destrancas,de oscuridades y lucideces que van gestando en el alma del Aspirante la posibilidad de hacerse digno de una Luz Superior. Ella implica un cambio en la actitud de la vida, un cambio necesariamente gradual,pero no continuo como si se tratase de un recorrido lineal recto. Las imágenes más apropiadas para describir la trayectoria del camino de transformación iniciática no son las que nos aporta la geometría lineal clásica…….la recta, la curva, los ángulos esquinales, etc. Más bien el camino de transformación se expresa y se entiende mucho mejor con las nociones hoy tan en boga de la geometría y de la física cuántica.

El Aspirante a Iniciado no realiza un proyecto de Vida como lo hace el ingeniero constructoral idear los planos y llevarlos sistemáticamente a la construcción.Más bien, el Iniciante es llevado a enfrentarse a la propia vida transcendiendo los apoyos corrientes que la existencia ordinaria le han proporcionado. Por eso, su primera prueba es entender la condición mortal de lo humano.

Penetrar el aserto de que todos nos vamos a morir implica mirar la vida desde la dimensión de lo real. Muchas cosas, muchas creencias falsas necesariamente se nos caen, para que pueda abrirse en nosotros un entendimiento más verdadero de la esencialidad de las cosas. Con esto queremos decir algo que es fundamental al pertenecer a la Institución Masónica, en su condición iniciática: el Masón es llevado a penetrar dentro de sí mismo su propia verdad y la verdad de lo humano y del vivir.

Este carácter esencialmente iniciático de la Masonería está en sus propias fuentes originarias: en nuestras Logias se encuentra, sin ninguna duda de ningún tipo, la continuación de las enseñanzas superiores de los Antiguos Misterios. Pero es tal la sabiduría de la Institución Masónica, que ella no se queda en un esfuerzo meramente místico, sino que por la singularidad y la profundidad de sus orígenes, la Institución Masónica encarna en la sociedad y la época que le toca ofrecerse. En su propuesta iniciática radica, pues, que la transformación interior del aspirante, en función del despertar su propia Conciencia personal va en conjunto con el descubrimiento de la verdadera naturaleza humana y el compromiso de esfuerzo por construir la Humanidad justa e Iluminada que le corresponde al ser humano.

(Extracto del Discurso deOrden del CC Aniversario de la R:.L:. Regeneradores No 6)
Fuente: R.·. L.·.S.·. Pedro Alciro Barboza de la Torre nº 245
Gaston Bermudez Barboza
I:.P:.H:. Lionel Pedrique Orta (M:.P:.S:.G:.C:.)

Primera cumbre de la Confederación Masónica Interamericana en España.


Barcelona acogerá el próximo fin
de semana la Tenida Magna de la 
Gran Logia de España con motivo de la 27ª Reunión de la Sexta Zona de la Confederación Masónica Interamericana.

La Tenida se celebra en honor de los ilustres visitantes que participarán en los debates del evento, los Grandes Maestros acompañados de sus Grandes Oficiales de la Gran Logia de Argentina, Gran Logia de Bolivia, Gran Oriente de Brasil, Gran Logia de Chile, Gran Logia Simbólica del Paraguay, Gran Logia del Perú, Gran Logia Legal de Portugal y Gran Logia de Uruguay, además del presidente y secretario ejecutivo de la Confederación Masónica Interamericana.

La Tenida está abierta a la participación de todos los miembros de la Gran Logia de España, sin distinción de grado. Los Queridos Hermanos que acudan como observadores tendrán la oportunidad de presenciar, de primera mano, como los Grandes Maestros de los Grandes Orientes Iberoamericanos debaten los retos que afronta hoy la Masonería.


Creada en 1947, la Confederación Masónica Interamericana es la organización de este tipo más antigua del mundo. No existe ninguna otra confederación masónica que pueda comparársele en extensión y tamaño: agrupa a más de 300.000 masones de América, desde México a Chile e incluye también a España, Portugal y Francia. La Confederación Masónica Interamericana está dividida en seis zonas diferentes de trabajo. La Gran Logia de España está adscrita a la sexta que, por primera vez se reúne en nuestro país.

http://www.diariomasonico.com/noticias/confederacion-masonica-espana

viernes, 17 de octubre de 2014

¿POR QUÉ EL SECRETO DE LA MASONERIA?

Para cualquier persona que no sea masón, la Institución Masónica siempre ha sido objeto de mitos y creencias mal fundadas, y es que el natural ámbito misterioso y discreto de la Orden predispone a las personas a mantener esta convicción.

El sentido de misterio y de secreto en que se halla envuelta la Orden, si para muchos es un gran atractivo, para otros es morbo y ha sido ocasión de recelos, desconfianza, ataques injustificados y persecuciones por parte del Estado y de la Iglesia. 

Nuestros Reglamentos prohíben al masón difundir los nombres de sus hermanos (así nos llamamos entre nosotros), y el solo puede hacer publica su condición cuando circunstancias de trascendencia para el bien común así se le impongan. Los secretos que existen son los medios de que se valen los masones para recocerse entre si en cualquier parte del mundo, y también la clave para interpretar sus símbolos y las enseñanzas de orden moral que ellos encierran. 

Mas debe quedar en claro que la Masonería no es una sociedad secreta en cuanto es una Institución legalmente constituida y sus fines son igualmente conocidos por cuanto están enumerados en los Estatutos aprobados por el Gobierno de la Nación y ámpliamente difundidos en diccionarios, enciclopedias y publicaciones históricas.

Pero en épocas de cruenta persecución que en algunos países se ha lanzado contra la Masonería, es lógico que se hayan constituido grupos de masones discretamente reservados, lo mismo que hicieron los cristianos perseguidos por el Imperio Romano. Sin embargo, como es fácil deducir, no es ésta la verdadera motivación llamado secreto masónico. Este se refiere al estudio e interpretación de los ritos y símbolos de la Orden, de los cuales surge la utilidad de los trabajos realizados en las Logias.

Es bueno reconocer dos categorías muy distintas de sociedades secretas:

a) Las organizaciones secretas (clandestinas) políticas, cuya acción y ejercicio son de duración limitada y cuyos fines son concretos.

b) Las sociedades iniciáticas que de ningún modo intentan ocultarse, pero cuyo secreto consiste en reservar el conocimiento de los ritos y ceremonias a los iniciados porque se trata de un método racional de perfeccionamiento espiritual. La Masonería es por excelencia una sociedad iniciática.

Por lo demás, cabe hacer notar que en las guías telefónicas constan los teléfonos y dirección de las logias.

jueves, 16 de octubre de 2014

EL MASON DE BOTON

El ingreso a la Masonería no garantiza al ser humano las bondades de la Orden. Esta hermandad universal requiere de esfuerzos y deberes que el común de los mortales no estaría dispuesto a asumirlo. Digo asumirlo, porque particularmente considero que la Masonería es una actitud ante la vida, más allá de gran sabiduría teórica, los grandilocuentes discursos y las pomposas reuniones.

Los masones zánganos, mediocres, que no practican lo que sostienen, son la destrucción y muerte de la Fraternidad. Estos son hombres que logran ser admitidos en una logia y entonces dedican sus actividades masónicas a extender su acción en elaborar un emblema o botón de solapa. Estos hombres se encuentran en todas las comunidades, también entre los masones.

Hacen uso de la Orden para satisfacer y fomentar sus propias miras y ambiciones. Son los hombres que declaran y manifiestan que creen en sus obligaciones, pero no hacen nada para vivirlas, sino quedan en el discurso, las intensiones, siendo aquellas cuya doctrina no se hace extensiva a su bolsillo, para la ayuda del hermano necesitado, sino que principia y termina en su alfiler masónico, en su dije de reloj o anillo.

El placer hermoso de ayudar a un hermano digno es un aspero y escabroso camino, pero es también un placer desconocido para ellos. Nunca han experimentado esa emoción, una de las más raras, el vivenciar el placer que proviene del conocimiento de que un ser ha sido ennoblecido, dulcificado y que se ha contribuido a su felicidad proveyendo una ayuda oportuna.
Sus desembolsos para los proyectos juiciosos entre sus asociados más ricos pueden, eventualmente, hacerlo alcanzar una posición elevada en alguno de los grados que la Masonería asigna como requisito previo para poder formar parte de ellos, pero aquel honor alcanzado una vez se tornará meramente en frutos del mar muerto.

Esto es necesariamente una consecuencia natural, porque está de acuerdo con la ley inmutable de la vida, de que aquellos que son falsos con quien deposita su confianza, deberán sufrir el castigo. Y el masón de botón emblemático es falso a sus obligaciones masónicas, es falso también con todo aquello que es mejor, lo más elevado y sincero en la vida.

Tengan cuidado cuando se encuentren con este tipo de "iniciados", pues sus joyas podrían deslumbrarlos, pero no iluminarlos.

© Christian Gadea Saguier
http://losarquitectos.blogspot.com.es/

LA MASONERIA, ¿UN ANACRONISMO EN EL SIGLO XXI?

Más de un hermano podría sentirse ofendido al leer el título de este post. Pero el tema despierta el interés de iniciados y profanos. Los segundos al indicar que la supuesta “tarea” libertadora de la Masonería está hecha y los primeros al volcarse, por lo menos en mí país, al relajo con sus compromisos sociales.

Un par de semanas atrás el Gran Maestro del Gran Oriente de Francia, Jean Michel Quillardet, había expresado que la Masonería a pesar de los siglos es una forma de comprometerse en todas las sociedades.

Si a partir del siglo XVIII los hermanos aportaron las luces necesarias para instalar las ideas libertadoras en el mundo, en este siglo que nos toca vivir el mensaje debe continuar. Un mensaje humanista y, por lo tanto, justo. El de siempre. Aspiramos y trabajamos para construir una sociedad más fraternal y mejor.

“Libertad, igualdad y Fraternidad”, el lema de la Revolución Francesa está plenamente vivo y seguirá siendo actual. Representa la defensa de unas ideas que significan un compromiso con un combate que todavía no está ganado y que uno de sus signos de referencia es el laicismo.

Tenemos que hacer un esfuerzo para romper la vieja idea de que en las logias se hace algo misterioso, secreto y extraño. Lo único que hacemos es un trabajo intelectual, pero siempre con la idea de aportar una construcción intelectual útil para la sociedad.

El único poder que queremos tener, la única influencia a la que aspiramos es a la intelectual, a la espiritual y, si se quiere, a la política, en el buen sentido de la palabra. Entendiendo la palabra “política” como el avance los valores de igualdad, libertad y fraternidad que deben existir en la sociedad.

El papel del masón más allá de la pertenencia a la organización masónica es de comportarse de acuerdo a sus ideas, como una buena persona en el sentido de ser buen ciudadano. No bastan los trabajos presentados en logia, la Masonería se ejerce en la sociedad y en el cotidiano vivir.

Un montón de tareas y nuevos desafíos presentan el mundo de hoy, pero considero que los masones al igual que ayer, hoy debemos trabajar sosteniendo los mismos valores de siempre, aquellos que conducen al progreso de la humanidad.

© Christian Gadea Saguier
http://losarquitectos.blogspot.com.es/

APRENDER A SER MASON

Ingresar a la Masonería no garantiza el desarrollo sus cualidades en la persona que se afilia. Existen muchos hermanos que están en la Masonería, pero sus comportamientos quedan lejos de ser originalmente masónicos. ¿Por qué ingresar a la Masonería no garantiza el desarrollo de su carácter?

Con una vista en lo superficial esta organización es idéntica a otras, donde la membresía se define por un ingreso, pero este ingreso no significa una iniciación. El ingreso es un acto formal de apertura fraternal y condición legal. La iniciación es una cualidad esotérica, propia de la Masonería. Un proceso vital que requiere una transformación gradual, una evolución, teniendo por metodología la teoría esotérica de la Organización.

También existen muchas personas que ingresan a la Hermandad y se sumergen en la profundidad de los libros en busca del anhelado "secreto masónico", buscan conocer pretendiendo que la cualidad masónica se halla en la acumulación del conocimiento; nada más lejos, pues justamente el esoterismo es una tecnología, ciencia aplicada, para el logro de un fin, en este caso particular, ser masón.

Debemos entender que conocer no es lo mismo que aprender. El conocer forma parte del mundo contemplativo, pero no necesariamente implica un saber. "Todos los hombres desean naturalmente saber", sostiene Aristóteles en su Metafísica. El verbo que habitualmente se traduce por "desear" significa en griego apetecer. Es decir, gustar, como meta final de una cierta tentación. Si se habla de apetecer un saber es porque este saber no pertenece sólo a ese ámbito que será llamado después "contemplativo", sino que es un alimento necesario para vivir. El otro término que merece atención es naturalmente. En griego, Aristóteles usa en realidad el caso dativo de la palabra Physis; otra traducción posible hubiera sido "por naturaleza". Vale decir que el ser humano, en tanto ser, por naturaleza le apetece saber. Ese saber se halla determinado en base al conocimiento logrado y su aplicación en el terreno. Del saber al aprender queda un paso, la vivencia.

La vivencia del conocimiento es el modo de vida del masón. Más que una acumulación de conocimientos, un uso inteligente de ellos en el cotidiano vivir. Pero para aprender es necesario aprender a aprender. Esta definición circular implica que la persona que ingresa debe estar abierta a una transformación personal, puesto que la misión principal de la Masonería es enseñar la ley de la evolución. Todo en ella gira en torno a un progreso gradual de la oscuridad a la luz. Sus ceremonias se caracterizan por viajes circulares, indicando ciclos evolutivos de Occidente a Oriente, o sea de la oscuridad a la luz. Cuando esta actitud se impone a la formal membresía, cuando se sueltan los supuestos, dogmas y prejuicios, el hermano está camino a ser masón, caso contrario no encontrará diferencia con otra organización social y terminará por ser cualquier cosa, menos un masón.

Christian Gadea Saguier
http://losarquitectos.blogspot.com.es/

jueves, 2 de octubre de 2014

DONACIÓN AL BANCO DE ALIMENTOS MUNICIPAL



Las logias Masónicas Sol de Levante 161 y Menorca 60 han hecho una donación de mil euros al Banco de Alimentos de Mahón a través de cien vales de diez euros cada uno con los que adquirir un lote de carne fresca en Duchisela. Representantes de ambas entidades –que el año pasado realizaron una donación similar- se han reunido con la alcaldesa Águeda Reynés y la concejala de asuntos sociales Carmen Moya, responsable del Banco de Alimentos, quienes han agradecido valorado el alcance de esta iniciativa por cuanto supone de aportación de alimento rico en proteínas con la que complementar los lotes de alimentos envasados.