logos

logos

sábado, 21 de noviembre de 2009

SE DESVELÓ EL MISTERIO: DAN BROWN PROMUEVE LA MASONERÍA

Diferentes miembros de la masonería manifiestan su conformidad con la última novela del escritor, ‘El símbolo perdido’; creen que es una oportunidad para “aclarar” leyendas negras
La relación entre el más famosos autor de best sellers, Dan Brown, con la masonería sigue dando que hablar. A raíz de la publicación de su último libro El símbolo perdido, en el que deja muy bien parada a esta sociedad secreta, se ha especulado con su adhesión a esta sociedad. Los vínculos entre Brown y la francmasonería están por probar pero en su momento ya reconoció admirar “tolerancia religiosa”.

El experto en simbología de Harvard afirmó: “Vivimos en un mundo en el que la gente mata por defender qué versión de Dios es la correcta. Los masones son una organización global que acepta a cristianos, musulmanes, judíos o a cualquiera confundido con su religión”.
Diferentes masones se han manifestado positivamente sobre la obra de Brown. Ronald J. Steiner, relaciones públicas de la Gran Logia de Nueva York valoraba positivamente el fenómeno en un texto dirigido a sus hermanos: “los medios están repletos de artículos, reseñas y entrevistas relacionados con el libro y con la francmasonería”.
Steiner señalaba que este hecho “va a aumentar el interés sobre quiénes somos los masones y qué hacemos como miembros de la hermandad fraternal más antigua y grande del mundo”. Además, explicaba que “las preguntas son bienvenidas”.
El director de la Universidad de la Gran Logia de Nuevo Gales del Sur, Greg Levenston, ha afirmado recientemente estar muy contento, “no hay nada en este libro que ofenda a nuestra organización. Al contrario, nos da una oportunidad de mostrarnos a los demás”. Por otro lado, Levenston ha recordado que algunas de las costumbres que se atribuyen a los masones en la novela hace años que cayeron en desuso.

Otro masón, Antonio de Hoyos, gran archivero y gran historiador del Supremo Consejo del Grado 33º de la Jurisdicción Sur de Estados Unidos cree que la publicación del último libro de Brown “nos ofrece una oportunidad para la aclaración. Estaremos encantados de contar lo que es realmente la masonería, cuando se saca de un libro de ficción”.
Estas manifestaciones positivas contrastan con las adversas que generó su libro El Código Da Vinci y que manipulaba la condición del Opus Dei. En Ángeles y demonios abordaba otra sociedad secreta como la masonería dejándola, en este caso, mal parada, la sociedad de los Iluminati.

Una sociedad secreta centenaria
El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (RAE) define la francmasonería como “Asociación secreta de personas que profesan principios de fraternidad mutua, usan emblemas y signos especiales, y se agrupan en entidades llamadas logias”.
Masonería significa albañilería. Su origen está en los gremios medievales de constructores y albañiles organizados a través de lo que se denominaban logias. Estos gremios tenían la particularidad de no estar sometidos a reyes, señores feudales o clero. A mediados del siglo XVII el sometimiento a estas instituciones no fue tan severo por lo que se permitía la entrada de otros oficios.
Con el paso del tiempo se fueron incluyendo intelectuales, revolucionarios en el periodo de la restauración y reformistas contrarios al poder establecido. Esas nuevas logias ya no tenían nada que ver con las de obreros y artesanos de sus inicios y consideran como objetivo la construcción del ser humano como tal.
Fuente: ForumLibertas.com

sábado, 14 de noviembre de 2009

LA LOGIA CONCORD 66 INAUGURA EN ES CANAR SU PRIMER TEMPLO MASÓNICO

En la foto, de izquierda a derecha: Féliz Freudiger, Alberto Torcal, José Carretero y Maneul Rull


La asamblea –una de las tres establecidas en la isla– se formó en el año 1992 y actualmente está integrada por dieciséis miembros. Sus responsables insisten en que los masones no son una sociedad secreta, sino discreta.


------------------------------------------------------------


Los dieciséis miembros de la logia masónica Concord 66 de Ibiza ya disponen de un lugar donde celebrar sus reuniones. Se trata de la que fue la primera discoteca de es Canar, según su venerable maestro, Félix Freudiger, reconvertida ahora en un templo para el encuentro y la reflexión. Este lugar fue inaugurado ayer en un acto privado al que asistieron, entre otros, el gran maestro de la Gran Logia de España, José Carretero, el gran maestro provincial de Balears, Alberto Torcal, y su antecesor, Manuel Rull.La logia Concord 66 es una de las tres que existen actualmente en la isla –las otras dos están asentadas en Sant Antoni–. Fue creada en noviembre de 1992, pero sin sede fija, se caracteriza por utilizar el inglés como lengua habitual en sus ritos y actualmente está formada por dieciséis personas de distintas nacionalidades (españoles, ingleses, suizos, alemanes...). En Ibiza hay cincuenta personas que forman parte de las distintas asambleas masónicas. Pese a lo reducido de la cifra, los grandes maestros señalan que «no se puede crecer mucho más», pues el proceso necesario para ser un miembro de la logia «requiere un tiempo». Por ello no hacen propaganda para atraer a personas que puedan estar interesadas; en su opinión, lo más adecuado es que el interés surja al conocer a alguien de actitud «sincera, fiel y responsable» y descubrir que es masón.Para formar parte de esta asociación, el único requisito es ser «un hombre libre y de buenas costumbres», explicó Carretero, quien añadió que por el momento las mujeres no pueden formar parte de estas logias de «masonería regular». Preguntado sobre por qué alguien puede querer formar parte de una logia, el gran maestro destacó cuatro motivos: integrar una asociación que tiene por objetivo mejorar a sus miembros y a la sociedad; participar en la construcción de un ideal; compartir el sentimiento de fraternidad; conocer el misterio que lo rodea.En cuanto a este misterio, los distintos maestros coincidieron en rechazar que se trate de una sociedad rodeada de sombras y secretismo. «Somos discretos, pero no secretos», apostillaron.Entre la actividad de las logias, destacan los actos benéficos y de recaudación de fondos, que realizan de forma abierta al público. «Intentamos ayudar a la gente en cosas puntuales», señaló Freudiger, quien recordó, a modo de ejemplo, que hace un tiempo recogieron dinero para pagar los estudios de peluquería a cuatro vecinas de Santa Eulària.
Fuente: DiariodeIbiza.es