logos

logos

sábado, 20 de diciembre de 2014

¿QUIÉN ES MASÓN?

ALFREDO MELGAR/Revista “La Acacia”

Dice Qohelet: «¿Qué es todo el penar y el afanarse del hombre bajo el sol? Nada, todo es una nada vacía y un hambre de viento».

Según Don Juan, el anciano brujo yoqui yucateco, «Todos los caminos son iguales: no van a ninguna parte; pero algunos tienen corazón y otros no. Cuando pienses emprender un camino, pregúntate: ¿Ese camino, tiene corazón?; si tu respuesta es sí, síguelo porque en él obtendrás fuerza. Pero si la respuesta es no, nunca lo emprendas porque te debilitará».

La vida, más allá de ilusiones cobijadas en alegorías o sueños inmortales, es un tránsito fugaz cuyo único sentido parece darlo el cómo, y no el hacia donde, ni el porqué. El fin de la vida se construye, se justifica y se resuelve en el camino. El fin son los medios, y sólo los medios dan sentido, carácter y calidad a la existencia.

La Masonería no pretende la rectitud y el perfeccionamiento ético y moral del individuo por motivos religiosos trascendentes, pues la Orden de los Constructores nunca fue una iglesia, aunque su tarea principal fuera precisamente la construcción de los templos dedicados al culto religioso.

Los Masones, herederos del Arte Real o Gran Alquimia Simbólica, adquieren conocimiento mediante herramientas razonables, y no mediante la fe o la devoción. Sus raíces se nutren en el arcano clásico, el tiempo donde el arte y la ciencia no estaban escindidos.

Las virtudes necesarias para formar parte de la Fraternidad de los Libres Constructores se describen en sus Antiguos Usos y Costumbres, y son los valores necesarios a un oficio donde lo colectivo no es la simple suma de individualidades sino su compleja articulación. En la época medieval operativa, la insolidaridad irresponsable de un obrero podía poner en peligro al conjunto de la logia, pues de la culminación exitosa de la tarea constructiva vivían obreros y familias. Un derrumbe era devastador. La noticia corría como la pólvora y no había más contratos.

En la época operativa, la iniciación ritual concluía con un doble juramento: el del obrero para con las leyes y reglamentos del gremio y de la logia; y el de todos los obreros de la logia para con su nuevo miembro, al que se comprometían solidariamente a ayudar y defender.

Pero esa iniciación ritual daba al recipiendario carácter de masón en cuanto miembro administrativo de la logia, no en cuanto obrero constructivo, pues era precisamente a partir de la iniciación cuando empezaba su aprendizaje del oficio. El masón recién juramentado era ya miembro de pleno derecho de la logia, pero como obrero era sólo un masón virtual, un proyecto de masón.

La cuestión es importante, pues define quién es masón en función del cuándo y del cómo se adquiere la condición.

Se afirma a menudo que el masón iniciado ya es masón para toda la vida, pero el asunto no parece tan claro. ¿Es masón el recién juramentado que desconoce el oficio? ¿Es masón el que conoce el oficio sin estar juramentado? Si el masón «de jure» es sólo un masón potencial inhábil para el oficio, la condición de masón integral, la única verdaderamente útil al fin constructivo, sólo se adquiere mediante la conjunción entre juramento y oficio. El francmasón se construye a sí mismo mediante el aprendizaje y la práctica del oficio después de la iniciación y no por ninguna especie de ciencia infusa durante la iniciación.

Pero si es la conjunción de la intención subjetiva -el juramento- con lo objetivo -el oficio- lo que da la condición de masón, entonces la falta de cualquiera de los dos elementos menoscaba esa condición. Quien no tiene el oficio no es del oficio aunque tenga «diploma» de tal.

Por eso la vida del francmasón es ardua y difícil; porque debe demostrar su condición, día a día, con el talante y los hechos. La Tradición Masónica lo confirma con claridad meridiana: a la pregunta ritual: «¿Sois masón?», la respuesta ritual: «Como tal me reconocen mis hermanos» no deja la menor duda: no es la calidad subjetiva, sino la demostración objetiva, la que define al masón. No soy masón porque creo serlo sino porque los demás me ven como tal.

Por eso es incierto -y muy dañino a la Orden de los Francmasones- atribuir un cierto sentido sacramental a la condición de «iniciado». El saber se aprende, no se adquiere por gracia ni inspiración. La Masonería no tiene sacerdotes, tiene maestros.

La Orden Masónica nunca fue-ni será, si permanece fiel a sus principios y postulados- una fraternidad romántica para cobijo de almas bondadosas. La Masonería nació para ejecutar en dura piedra la obra del Templo, y hoy prosigue su tarea por los aú.n más difíciles senderos del saber y la construcción del alma humana y su porvenir.

En el proceso alquímico, la luz nace de las tinieblas y la vida se nutre de muerte.

Dice Qohelet, «Lo que es, ya ha sido, y lo que ha sido, volverá. Nada es nuevo bajo el sol».


martes, 16 de diciembre de 2014

SER MASÓN EN NUESTROS DÍAS

¿Qué mueve a un hombre, suponemos que libre y de buenas costumbres, a dar el paso de unirse a la Masonería?

He ahí la clave de lo que luego será la percepción que la sociedad tenga de la Masonería… Pero vayamos por orden. Para ello es necesario comenzar por definir a la Masonería ¡Que no es una ONG! ¡Ni la correa de transmisión de ideas políticas, sean cuales estas fueren¡ ¡Ni una asociación de ayudas mutuas! ¡Ni un sustitutivo de la religión! ¡Y, en ningún caso, un lobby! ¡La Masonería, QQ.’. HH.’., es una Orden Iniciática, Esotérica, Elitista y Caballeresca! Como Orden Iniciática reúne una serie de características, tanto por lo que se refiere a su organización, como por lo que respecta a la admisión de nuevos masones, al acceso de estos a la formación y a la graduación y sistema de comunicación por el que los masones llegan a adquirir, única y exclusivamente a través de su trabajo personal, los conocimientos que la Masonería pone a disposición de los que dan realmente el paso que separa al profano del auténtico iniciado. Como Orden Esotérica la Masonería ha conservado y pone a disposición de los masones que realmente lo son, los fundamentos de la Tradición Primordial que nos llega desde los antiguos Misterios.

Seguir leyendo ............

lunes, 15 de diciembre de 2014

Consagración del Tabernáculo Sant Antoni Abat nº 263

Tal como anunciábamos hace unos días, el sábado día 13 de diciembre tuvo lugar en Menorca la ceremonia de consagración del nuevo Tabernáculo de los Caballeros Sacerdotes Templarios del Sagrado Arco Real SANT ANTONI ABAT 263 por parte de doce Grandes Oficiales del Grand College of  The Holy Royal Arch Knight Templar Priests and Order of Holy Wisdom de York, encabezados por su máximo responsable el Grand High Priest M Ill Kt Pt Christopher Gavin Maiden.

Una vez concluida la consagración, se procedió al nombramiento de los Oficiales del Tabernáculo y, a propuesta del recién investido High Priest J.L.M., se acordó nombrar Miembros de Honor a todos los Grandes Oficiales que se habían desplazado desde Inglaterra para el evento.

Con este logro, los masones regulares de Menorca dan un nuevo impulso en su objetivo de disponer en la isla de la máxima representación de Cuerpos Colaterales y Altos Grados que permita a sus miembros seguir su formación masónica más allá de los grados simbólicos.  

La historia de la Orden de los Sacerdotes Caballeros Templarios es de fecha de los años 1700 tardios, ya que existe documentación en Irlanda bajo el Temprano Gran Campamento Irlandes de Caballeros Templarios y varias Logias Masónicas que se han reunido para conceder este grado. Desde 1812 hubo un Concilio de Caballeros Gran Cruz del Sagrado Templo de Jerusalén en Newcastle – upon – Tyne que incluyó Sacerdotes Caballeros Templarios dentro de sus grados. En 1895 se formó el Tabernáculo Real de Kent de Sacerdotes Caballeros Templarios en Newcastle, admitiendo nueve miembros de la Preceptoria Real de Kent de Caballeros Templarios. El cuerpo, consciente que todavía no había un cuerpo gobernante, se unió al Gran Concilio de los Grados Aliados Masónicos, (formado en Londres en 1880) quien dió la bienvenida a todos los grados masonicos no adscritos.

El símbolo de la Orden es un triangulo equilátero en el cual están inscritas ciertas letras importantes alusivas a los secretos de la Orden. La cabeza o el Maestro del Tabernáculo se llama High Priest (Sumo Sacerdote); bajo él hay siete Sacerdotes Caballeros representando las siete columnas y un conductor, equivalente a un diácono en el simbolismo y otros oficiales reconocibles.

La regalía está compuesta de la túnica blanca de un Caballero Templario con la cruz roja y un abrigo blanco. Los Sacerdotes Caballeros llevan una mitra con una cruz en el frente y los Sumos Sacerdotes llevan una mitra más alta con una cruz patriarcal

El rango de Gran Colegio generalmente se confiere dos años después de presidir el Tabernáculo. Los Grandes rangos se llaman columnas y se gradúan del uno (I) al siete (VII). No hay rangos intermedios de Provincia o de Distrito.

Desde 1895 la orden prosperó y en 1924 se formó el cuerpo gobernante actual, el Gran Colegio, en Newcastle-upon.Tyne. Después se cambió a York, donde sigue hasta hoy. La orden abarca todo el mundo con Tabernáculos en paises como Australia, Nueva Zelanda, Hong Kong, Africa del Sur, Canada, Singapur y Malasia y el Caribe. La Orden se reparte en Distritos, cada uno bajo el control de un Gran Superintendente.

martes, 9 de diciembre de 2014

LOS SÍMBOLOS MASÓNICOS EN MADRID

http://www.abc.es/madrid/tops/20141208/abci-huellas-masonicas-madrid-201412011324_1.html

Entrevista al M.R.G.M. de España Oscar de Alfonso

Quizá, por la atracción que despierta el sospechar que los masones guardan secretos impenetrables, lo que a menudo se ha relacionado con el ocultismo. Y aunque muchos piensen que el mundo de los templarios o de los Caballeros de la Orden sólo existen ya en las películas, andan bastante equivocados. En España 3.500 personas pertenecen a una logia – local donde se reúnen los francmasones o masones-, de los cuales un distinguido grupo son caballeros templarios de El Gran Priorato de España.

A éste último pertenece Óscar de Alfonso Ortega. Este valenciano, de 43 años, nacido en Quart de Poblet, y abogado de profesión, ingresó en la orden masónica en el año 1998. El pasado mes de marzo fue elegido como Gran Maestro de la Gran Logia de España, la más importante en territorio español. Además, es miembro de nueve cuerpos masónicos – Maestros Masones de Marca, Arco Real, orden de Santo Tomás de Acón, orden Real de Escocia. Está casado y tiene dos hijas – de nueve y cinco años. Su mujer no es masona. “Ella piensa que todo esto es una pérdida de tiempo”, comenta.

- ¿A qué tiempos se remonta la masonería?

- Durante la época medieval los arquitectos y constructores se constituyeron en gremios con el objetivo de transmitirse entre ellos los conocimientos sobre construcción. Ya, entonces, el valor del secreto dentro de estas organizaciones era muy importante para evitar perder ese monopolio.

- De ahí los símbolos como el compás y la escuadra.

- Efectivamente. Sin embargo, en 1723 la masonería deja de ser operativa y pasa a ser especulativa, es decir, admite a personas que nada tienen que ver con el sector de la construcción.

- ¿De dónde eran los masones?

- De Europa central, de países como Francia, Inglaterra y Alemania.

- ¿Cuándo llegó la masonería a España?

- Llegó por influencia francesa en la Edad Media.

- ¿Y qué ocurrió con los masones durante la Revolución Francesa?

- Los revolucionarios franceses asumieron los principios masónicos de igualdad, fraternidad y libertad. Pero también había masones monárquicos.

- ¿Contradictorio?

- No, puesto que la masonería no se inmiscuye en los ideales ni ideas políticas de sus miembros. Acepta y respeta a cada hermano independientemente de su ideología.

- ¿Qué es la francmasonería?

- Una escuela de formación humana, que intenta mejorar a los individuos para hacerlos mejores personas y que influyan positivamente en la sociedad. Sin embargo, no ejercemos un despotismo ilustrado puesto que trabajamos sólo con el individuo.

- Simbólicamente, el ser humano es como una piedra bruta que se va puliendo a través de nuestros instrumentos, que son fundamentalmente: la igualdad, la fraternidad, el aplomo, la racionalidad y el amor por el prójimo.

- ¿Nacemos siendo una piedra bruta o es la sociedad quien nos embrutece?

- No es la sociedad, sino el pecado original.

- ¿De qué se prohíbe hablar en una tenida – sesión masónica-?

- Política, ideología, religión, ni nada que tenga cierta trascendencia social. Buscamos la armonía de los hermanos dentro de la logia para construir al individuo, por eso sólo hablamos de formación masónica.

- Un ejemplo.

- La tradición iniciática, una forma de espiritualidad milenaria. Consiste en un ritual por el cual el individuo muere como profano y nace como iniciado.

- Por eso se considera que somos una orden iniciática. Se podría comparar con el bautismo: la condición de pecador del niño muere y renace en el mundo cristiano.

- A veces la gente confunde la masonería con una religión o una secta.

- Lo dicen por desconocimiento. A pesar de que en la masonería regular tenemos que creer en un ser supremo, nos separa un abismo de la religión: no tenemos un cuerpo dogmático, no prometemos la salvación, aceptamos y respetamos la religión de cada uno, no ofrecemos ningún tipo de sacramento, como el matrimonio o la extremaunción.

¿Y en cuanto a las sectas?

- La principal diferencia es que tenemos prohibido hacer proselitismo, lo que no nos impide darnos a conocer. Además, es muy difícil entrar y, en cambio, es muy fácil salir. Sólo hace falta una carta escrita o comunicarlo durante una tenida. Ahora bien, quien deja de ser masón tiene dos obligaciones.

- ¿Cuáles?

- Jamás revelar nuestras prácticas y ritos, ni revelar la identidad de alguno de nuestros miembros. Cada masón es libre de hacer pública su pertenencia a la orden.

- ¿Qué ocurriría si alguien desvelase el secreto?

- Evidentemente, no se le impondría ningún castigo físico ni de otro tipo. Simplemente, le mostraríamos nuestro repudio como persona e individuo.

- ¿Qué diferencia hay entre la masonería regular y la irregular?

- En la masonería regular los miembros tienen que ser creyentes en Dios, a quien llamamos Gran Arquitecto del Universo, nombre que engloba a todas las religiones monoteístas. En este sentido, se utiliza la Ley Sagrada – ya sa la Biblia, la Torá, o el Corán. Además, no se admite a mujeres dentro de nuestra institución. En cambio, en la masonería regular, como es el caso de la Gran Logia Simbólica Española, se admiten mujeres y ateos.

- El no admitir mujeres ha generado críticas hacia su logia.

- La Gran Logia de España no impide que haya mujeres masonas. No es una cuestión de sexo, sino el respeto a uno de los principios de la regularidad que marcan las antiguas tradiciones impuestas por la historia.

- Pero el hombre evoluciona…

- Quien no está de acuerdo en aceptar estos principios, tiene las puertas abiertas para irse a otras obediencias donde pueda ejercer la masonería.

- ¿Y qué hace cuando una fémina pica a la puerta de su logia?

- Se le facilita el contacto con otras logias que sí que admiten mujeres.

- ¿Los masones guardan alguna relación con los templarios?

- La masonería fundamental, que es la simbólica, tiene tres grados: aprendiz, compañero y maestro. A partir de este último grado existen cuerpos masónicos cuyos objetivos se basan en ampliar la formación masónica. Hay una docena en España con los que mantenemos una relación fraternal y de amistad. Uno de ellos es el Gran Priorato de España que recoge la tradición templaria de todo el mundo.

- Para ser templario dentro del Gran Priorato de España tienes que ser maestro masón de la Gran Logia de España. De hecho soy caballero templario.

- ¿Qué piensa usted de la avalancha de libros que se han escrito últimamente sobre el mundo masónico?

- Que hay determinados autores que hacen negocio con la masonería porque está de moda. No me quejo, pero se trata, en muchos casos, de obras basadas en la imaginación. Me maravilla la cantidad de dinero que ganan editoriales y autores a nuestra costa, nos podrían dar cierta comisión (tono jocoso e irónico).

- Una situación curiosa en la que se haya encontrado por ser masón.

- Un chico vio en mi corbata la escuadra y el compás. Me preguntó: “¿Eres constructor?” Le dije que no y le expliqué que era masón, a lo que contestó: “¿Ay, es que los masones existen?” – “Sí”, le respondí- “¿Vosotros tenéis algo que ver con matar monarcas?”,-soltó. “Creo que te confundes”-dije. Y el concluyó: “No, es que he leído que estáis involucrados en atentados terroristas”. Sorprendente.

- También se ha relacionado a menudo la masonería con el ocultismo y los secretos. ¿Qué opina de esta percepción?

- Hay librerías donde los libros sobre masones se encuentran en la estantería de ciencias ocultas. Para luchar contra esta percepción intentamos darnos a conocer. Pero como no podemos desvelar detalles de nuestros ritos iniciáticos, la gente considera que hacemos cosas malas. Lo cierto es que respetamos la ley y la moralidad del país. Pedimos un voto de confianza a la sociedad.

- Los masones fueron muy perseguidos durante el Franquismo.

- La dictadura Franquista nos eliminó de raíz. Nos está costando mucho recuperarnos. Los datos históricos dicen que murieron alrededor de 1.000 masones al inicio de la Guerra Civil.

- ¿Existen los tratos de favor entre masones?

- Absolutamente, no. No somos un lobby ni deseamos serlo. Las personas que se acercan a la masonería pensando que van a subir de nivel social, político o económico están muy equivocadas. No es ningún club de influencias.

- Sin embargo, a los hermanos que están en situación de desempleo o tienen problemas económicos, intentamos ayudarlos, ya sea ofreciéndoles trabajo o recomendándoles. Pero siempre con las mismas condiciones que el resto.

- Esto podría ser un reclamo para los que no tienen trabajo.

- Nosotros no somos una agencia de empleo, pero vamos a aplicar nuestras ayudas internas para no dejar en la estacada a los hermanos que tienen problemas económicos.

- ¿Tienen muchas solicitudes de ingreso a la logia últimamente?

- Con la crisis lo que hemos notado es que un número significativo de Hermanos ha tenido que abandonar la logia porque tenían verdaderos problemas para llegar a final de mes. De término medio a un Hermano le pueda costar entre 250 y 300 euros al año pertenecer a la logia.

- Lo que buscamos son personas buenas de corazón y nos gustaría que la sociedad se sintiera orgullosa de nosotros. La propia Gran Logia de España tiene un fondo de caridad para la gente profana – no masona-, y más de la mitad de logias colabora con comedores sociales, escuelas, orfanatos…

- Se sienten comprometidos con la sociedad

- Efectivamente.

- ¿Se considera una persona esotérica?

- Hay algunos hermanos que buscan un elemento esotérico, otros lo hacen por fraternidad, por compartir experiencias y conocimientos. A mí me atrajo la idea de pertenecer a una orden iniciática, de sentirme acompañado por auténticos hermanos, a pesar de no tener la misma sangre; la sensación de estar a gusto en una familia a la que has elegido pertenecer.

lavanguardia.es

domingo, 7 de diciembre de 2014

Tabernáculo SANT ANTONI ABAT nº 263

El sábado 13 de Diciembre del 2014 tendrá lugar en Menorca la consagración del Tabernáculo SANT ANTONI ABAT Nº 263 de los CABALLEROS SACERDOTES TEMPLARIOS DEL SAGRADO ARCO REAL por Oficiales del Gran College de York.

Gracias al esfuerzo de algunos masones locales en posesión de este alto grado, junto a la inestimable colaboración y asistencia de otros hermanos de fuera de la isla, tendremos en honor de ser la sede del primer Tabernáculo de esta Orden en Baleares y el 6º en toda España .

La Orden de los Caballeros Sacerdotes Templarios del Sagrado Arco Real, también llamada Orden de la Sagrada Sabiduría, es una orden eminentemente cristiana, reservada a masones que hayan pasado por la Veneratura de una logia simbólica, que sean miembros de un Capítulo del Arco Real y de una Preceptoría de Caballeros Templarios. De hecho, se puede decir que es la culminación del grado templario y uno de los más altos que se puede obtener a través del rito de York o de Emulación.