logos

logos

jueves, 19 de mayo de 2011

PEQUEÑA APORTACIÓN SOBRE EL MALLETE






Uno de los primeros conceptos que se transmiten al Aprendiz en su iniciación, tiene que ver con el simbolismo de la piedra bruta. Este simbolismo encierra un significado muy profundo y no transitorio; es decir, que el mismo no se circunscribe únicamente a su tránsito por el Grado de Aprendiz, sino que le acompañará hasta el final de su tiempo mortal.
Al comenzar su camino iniciático, el Aprendiz deviene en piedra bruta, simbolizando que, desde su entrada en la Orden, el hombre viejo ha quedado tras las puertas de la Logia para dar paso a un “hombre nuevo”. Pero dicho tránsito no es automático. No se produce únicamente por pertenecer a la Masonería. El mensaje que recibe el nuevo Aprendiz es que debe verse como una piedra bruta, sin modelar, imperfecta, y que su trabajo personal consiste en ir puliéndola progresivamente a lo largo de su existencia, consciente de que será un trabajo que no acabará nunca.
Para pulir la piedra bruta (para hacerse mejor persona), el Aprendiz dispone del Mallete de desbastar. Es una robusta herramienta que deberá aprender a manejar para – golpeando con suavidad – pulir las aristas, y – golpeando con energía – romper trozos más grandes. Trasladando este simbolismo a un lenguaje más cercano, lo que se le pide al Aprendiz es que no debe olvidar que es un ser imperfecto, y que su imperfección marca las relaciones que mantiene con los demás y con el mundo. Por ello, deberá trabajarse interiormente, puliendo su personalidad, su carácter, su comportamiento y sus pasiones. Ser mejor persona es lo que le convertirá en un buen masón y en un ejemplo para sus semejantes. El mallete de desbastar será su herramienta de cambio, siempre colgada de su cinturón presta al uso.
Este mallete también recuerda al Aprendiz que nunca dejará de serlo, a pesar de su futuro tránsito por otros grados. También debe recordarle que, antes de de centrar su atención en caminos iniciáticos o de conocimientos más elevados, tiene un compromiso consigo mismo y con sus hermanos: trabajarse desde dentro, golpeando aquí y allá para rehacerse como persona.

No hay comentarios: